viernes, febrero 29

No es lo mismo




No, no es lo mismo con éste o con aquél. Y esta es la línea q señala la frontera entre el amor y el erotismo. El amor es una atracción hacia una persona única: a un cuerpo y a un alma. El amor es elección; el erotismo, aceptación. Sin erotismo -sin forma visible que entra por los sentidos- no hay amor, pero el amor traspasa al cuerpo deseado y busca al alma en el cuerpo y, en el alma, al cuerpo. A la persona entera.

- Octavio Paz -


Hacíamos el amor como si nos hubieramos buscado mutuamente todo el tiempo y finalmente nos hubiéramos encontrado. En efecto, como dice Paz, parecíamos buscar el alma en nuestros cuerpos, parecíamos querer atravesarnos para llegar el uno al otro. Estábamos tan sintonizados que hasta la misma música traíamos en nuestras cabezas.
Pocas veces he visto unas pupilas dilatarse de tal manera, y así se quedaron grabadas así en mi memoria. Había demasiado fuego entre nosotros... era una cosa casi magnética el habernos encontrado tan de repente y comenzar a platicar como si nada, para despertar un amor inesperado, incontenible. A volar...

Con todo y eso si me preguntan q me gustaba más de él, les responderé q era la cosa más simple: la forma en q me saludaba, tan cariñosa. Recuerdo q me miraba llegar y me daba un sonrisa bien amplia, tomaba mi cara entre sus manos, me daba un beso en los labios y me acariciaba en cabello... Después de un tiempo terminamos, ya no nos vemos ni hablamos pero ah, mi amor amarillo, q tiempos aquellos...

3 comentarios:

Irving Calderón dijo...

Hola, lei tu post y comence a escribirte una anecdota a forma de respuesta y comparativo nostalgico, pero quedo muy largo y termino mutando en un post en mi blog jejejeje,

SALUDOS

Ricardo Arce dijo...

Es que no creo que tenga nada que ver estos cielos con aquellas faldas... enaguas en que renace mi vida.

Ya me pusiste cursi.

Saludos.

Defeña salerosa dijo...

¡no toques mi talón de aquiles!

ahhhh suspiré.