martes, agosto 4

Reprise/Vivir de nuevo


Phillip y Erik. Dos parvulitos recién egresados de la facultad de letras. Un par de novelas recién hechas. Un buzón que las espera, cual detonador de la suerte. Una voz en off que narra el posible y futuro. Un bonito futuro en el que se convierten instantáneamente en escritores de culto. El sueño de *todo* escritor. La vida que da inocentes vueltas. Un reencuentro afortunado entre los dos. La creación de una nueva novela. La novela definitiva. Se acaba la voz en off. Empieza la vida de verdad. Sólo una de las novelas es aceptada. La de Erik se queda en los mismo entretelones que el resto de su vida. Phillip se vuelve famosito. Comienza el descenso. Tropieza con el amor. Instantes capturados en fotografías de apariencia inmortal. La vida por ese amor. Obsesión. Locura. El descenso se vuelve aún más vertiginoso.

Justo en medio de ese vértigo aparece frente a nosotros la transformación de Phillip en pos del sentimiento que se lo empieza a comer. A la par de este personaje, se entreteje la historia del resto de sus amigos y el choque entre el aparente YO-SOY-UN-CHINGÓN-NO-NECESITO-A-NADIE. MIENTRAS-PIERDES-EL-TIEMPO-ENAMORÁNDOTE-YO-LEO-A-KIERKEGAARD y el interior que se acoraza porque más vale prevenir que lamentar. Hasta parece lugar común, pero vamos, que esa es la historia de la que nunca se aprende.

A Erik la fama le llega después, con las ideas más maceradas, así que el choque entre la afirmación ESTE ES EL (MI) MUNDO, LA ACADEMIA y el mundo en sí, es considerablemente menos fuerte; sin embargo, este personaje insiste en tapar su vida con plástico para que no la toque ni el polvo [como esos sillones tan ricos al tacto que se plastifican por bonitos y en esa conservación se pierde la ricura de tocarlos].

Es fácil identificarse con Reprise, en tanto hemos estado frente a un detonante de alguna esperanza/expectativa, en tanto repetimos la frase 'mi vida a partir de...', en tanto se cree que tenemos *toda la vida por delante*. Como si de veras... pero bien decía Simon de Beauviour 'La vida no está nunca delante o detrás de nada, no es algo que podamos poseer. Es algo que pasa.'

Y pasa. El final a primera vista parece complaciente, pero subyacen los temas anestesiados que eventualmente despertarán del largo sueño.

Reprise: La vida dio una vuelta alrededor de algún sol. Florece porque así lo manda la primavera, en espera de otra vuelta.

Reprise/Vivir de nuevo (Joachin Trier, Noruega, 2006). Por mucho, lo mejor de la cartelera. ¡No se la pierdan!


5 comentarios:

Miguel Lupián dijo...

Sin lugar a dudas, ésta es la mejor película que va del año.
Visualmente perfecta; enseguida se logra una empatía con la historia y los personajes; excelente música y el grupo THE KOMMUNEN con “cojido por el primer ministro” simplemente genial.
Totalmente dinámica y creativa.
Nos da una idea de cómo es el mundo literario en Noruega: algo cotidiano.
Refuerza mi idea de que para ser un buen escritor hay que sufrir; aunque al final te preguntas quién escribe mejor: el loco obsesionado o el güerito perfecto.
Momentos divertidos y sarcásticos como cada que sale el grupo de amigos y la famosa foto “reprise” con su héroe escritor.
Las segundas oportunidades no son más que cerrar una puerta y abrir otra.
Logra tocar tus fibras más sensibles y sales con la necesidad de seguir escribiendo.
Citando a DLD: “Nada es por siempre; todo vuelve a comenzar”

El Amo dijo...

Ya la quiero ver, maldición aun no está aquí, bueno aprovecharé para visitar el D.F. Saludos

The fool dijo...

También tenemos nuestra foto *reprise* está épica, jaja.
Y claro, mi chaqueta mental me hizo olvidar mencionar la música: excelente.

Y sí Amo, se la recomiendo hartísimamente.

Anónimo dijo...

A mi novia no le gusto y sepan que ella es una genia.

chau.

Salvador Rally

Anónimo dijo...

pues de eso se trata el arte y la vida, no podemos estar de acuerdo en todo, si a ti te gusta Monet y a mí Gauguin qué más da si no concordamos, eso le da coherencia al mundo.