viernes, julio 31

¿Qué es un viaje?

Un viaje es la invocación de la distancia para el encuentro, dice Federico Reyes-Heroles.


Desde que la conozco, esa definición siempre me ha gustado, tal vez por las veces en que he osado invocar esa distancia para el encuentro o para el olvido.


Suelo hacer viajes SEMI – aventureros, porque hace años que no acampo y por lo general me gusta bañarme con agua tibia. El caso es que para tales viajecitos [que no viaaaaajes], sé en dónde podría hospedarme y a qué pueblo llegar. No más. He ahí el cosito de la aventura, salir de A con dirección a B, sin predefinir qué tanto puede ocurrir entre ambos puntos.


Y es lo bueno: soltar las amarras, dejarse llevar. Soy una convencida de que la excesiva planeación y las cuadraturas, son tan aburridas (diría Cortázar) como escribir toda la vida en un cuaderno rayado.


He dicho alguna vez que detesto las rutinas y tal vez por eso me gusten tanto los viajes con todo y sus eventuales imprevistos, porque te ponen en ese aprieto tan común, tan sorteable y a la vez tan angustioso: aún haciendo las cosas ‘bien’, aún planeándolo todo anticipadamente, pueden salir varias cagadas.


He ahí la vida: una suma de planes de escritorio que en su mayoría son borroneados regresando de la práctica de campo.


A veces se desea que las cosas sean como las pensamos y ahí está el error. La realidad es y tú la acomodas, participas en ella. Así se sigue el camino con naturalidad, sin pensar si se borra o te pierdes.


De eso modo, viajar se vuelve una prueba de flexibilidad, con chancecitos para corregir o renovar y dejar atrás condicionamientos para volver a reaccionar.


Bueno, ya paramos con tanta chaqueta, que siendo viernes se antoja algo así [Friday I'm in love]:



5 comentarios:

Rafael Merino Isunza dijo...

...
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
...

Konstantínos Kaváfis
ÍTACA

Hermes dijo...

yo podria escribir toda la vida en cuaderno de cuadro chico (no se poke, pero me gustan un chingo esos cuadernos)... y lo unico en esta vida ke me enoja (aparte de intentos de musica) es planear... al menos a mediano o largo plazo... si sale algo como: vamonos de peda el viernes! ps va... mas alla de 5 dias me da hueva :P

Miguel Lupián dijo...

Tengo que reconocer que soy de los que acostumbran "planear", pero en el sentido más laxo de la palabra.
Me gusta organizarme pero sólo para aprovechar mejor el tiempo.
Lo que si me falla de plano es que me genero muchas expectativas.

"El mayor obstáculo para vivir es la expectativa; nos perdemos el ahora por estar pendientes del mañana. Dispones de lo que está en manos de la fortuna y dejas pasar lo que está en las tuyas. ¿Dónde pones la mira? ¿Adónde te diriges? Todo lo que está por venir es incierto: vive el momento actual"
LUCIO ANNEO SÉNECA

Cambiando de tema, para mí la música está basada en intentos.

Juanito Escarcha dijo...

Como todo ser sedentario y materialista el pensamiento de un viaje no fascina, sin embargo lo hago, y creo que con buena frecuencia.

The fool dijo...

Como siempre, atinada observación Rafita.

Hermes,por qué no compras un cuaderno blanco? pura libertad fuera de la prisión de los cuadritos.

Ves Mike? Hazle caso a Séneca.

Juanito, para los sedentarios siempre hay lugar disponible en el viaaaje, jua.