lunes, agosto 24

A sunday from hell made in heaven


Me he dado cuenta (que novedad) que odio los lunes, pero no se trata de un odio simple, en verdad los detesto. Suelo llegar en calidad de zombie, desmaquillada, peinada al chingadazo y a medio vestir. Eso se debe a las desveladas terribles que me cargo en mi afán de extender el domingo (como si eso fuera posible) lo más que se pueda. No acierto a pegar el ojo y siendo de madrugada, quisiera ver que el reloj marcara las 10:00 de nuevo. Puro abrume dominical.

Hoy no odio (tanto) el lunes, no vengo tan desvelada y esta mañana mi humor no es (tan) hostil. He encontrado la solución a mis mañanas-de-lunes-de-la-mierda, y es pasar un domingo en el infierno, he aquí el menú del día:

I. Para empezar, Gru... y yo probamos una cuidadosa selección de cortometrajes españoles como parte del Festival Macabro. Algunos memorables y otros no tanto pero sí dignos de risas involuntarios.

Claustro Fobia está cuestionable, pero mejor échenle un ojo.
Los que más me gustaron Inside us (aunque falto desarrollar un pelín la idea) La casa brown (entre risas y asco pasan los sangrientos minutos) y Mamá (cortometraje quirúrgico, directo a espantar).

Para que les linkeo tanto? En el blog macabro pueden encontrar todo.

El apetito ha sido abierto,

II. ¿Qué tal una sopita? Arrástrame al infierno (Sam Raimi, E.U.A., 2009), estuvo llena de gags típicos de serie B y resulta bastante disfrutable si pactan con el director la entrada al mundo del humor asqueroso y a veces involuntario.

No les echo a perder la peli si les cuento que no podía parar de reír en la secuencia que la cabra dice: You tricked me, you black-hearted who-o-o-o-o-ore! You b-i-i-i-i-i-i-i-itch!

O la otra bonita en la que el poseído por Lamia grita: I don't want your cat, you dirty pork queen!

El final no es complaciente, punto bueno para Raimi, que bastante mal ha hecho al mundo con Spider-Man.

Con el gusto preparado, nos alistamos para el plato fuerte,

III. Arch Enemy.

De pie, señores!

Junto con La Sierpe Llegamos un buen rato antes al circo violador para ver la marejada de matas y playeras negras de sujetos ansiosos como nosotros de ver al grupo lidereado por Angela Gossow en escena, como parte del tour Rise of the tyrant.

Aunque hoy siento los efectos del headbang en mi cuello por mi *avanzada* edad, nada me quita la sensación de haber estado ahí, cantando entre gruñidos Stereotype fools/playing the game/Nothing unique/They all look the same/In this sea of mediocrity/I can be anything/Anything I want to be/We will rise.

IV. ¿Postrecito joven?

¿Pus qué tanto es tantito? De regreso escuché El amo del merol, para endulzar las infernales llamitas que me envolvieron este domingo.

Hell-yeah!!


3 comentarios:

Miguel Lupián dijo...

No te hagas, tu postre fue la paleta de pollo...

El Amo dijo...

Buena manera de pasar un domingo. Con respecto a los lunes, se vuelven días más pasaderos si instauras la tradición de convertirlos en lunes cheleros, ampleamente recomendables.

The fool dijo...

Nada que, lo dices para que no quede tan mal la tutsi que se te antojó al final del concierto, ja.

Los lunes ni las chelas ponen...