martes, abril 1

De metrosexuales y otras delicadezas







Abrazarlos es una delicia, oh sí. Piel suave, cabello sedoso, dientes blancos, un olor delicioso de cuerpo entero, de verdad. Su ropa es impecable, su peinado de secadora se ve chido, estilizado, sin que eso les de el toque antiguo tipo Alberto Cortés o 'El puma'. En suma, sí arrebatan mi mirada y cautivan mi sentido ... del olfato.

Su plática es punto y aparte. Nada de profundidades ni cuestionamientos. Todo parece ser compras, ropa y lugares para comer... Sopor.

Se ven muy bien y de eso no hay duda, pero con ellos sólo puedo pasar muy buenos ratos, pq la neta son muy agradables, pero no dejan nada, son como una película q se estrena en verano, espectacular pero olvidable. Me creí aquello de q 'el abismo verdaderamente está en la superficie' y precisamente un abismo parecen sus miradas vacías, llenas de consumismo y deseos de verse bien ante los demás.

No es q yo sea muy profunda, a veces soy demasiado simple, pero me cuesta mucho trabajo seguir una plática q sólo se refiere a compras, lugares fashion, ropa, q hace el de al lado, vinos... y no es q desprecie la afición por el vino, pero vamos, cuando se trata de alardear cualquier tema puede ser irritante, y el vino es uno de los temas favoritos de aquellos q gustan de lucir como gente bien... jaja me acordé de los libros/cómics/cuentos de Guadalupe Loaeza y su homólogo masculino Daniel Krauze... pero esa, es otra historia.

Entonces creo q los metrosexuales y las cover girls, tal vez están hechos el uno para el otro, o para quienes quieran presumirlos... eso me recuerda a un amigo de la universidad q era altamente sencillo y súper alivianado. Traía un carrazo... y luego trajo uno mejor. Entonces una rubia, de esas no brillantes, comenzó a echarle el ojo y él ni tardo ni perezoso, comenzó a andar con ella... ¿pq? pues pq combinaba con el carro... Sí, las cover girls van con los autos deportivos y sus respectivos dueños... y los metrosexuales no sé, supongo q con las cover girls.

El caso es q no puedo aguantar mucho con los metrosexuales a pesar de su belleza. Lo sé, no son lo mío, aunque aprecio el recuerdo de unos labios suaves y un cabello (ah! mi fetiche) digno de ser halado... músculos apenas definidos, espalda suave al tacto del propio pecho, aroma tentador... ahhhhhhhh.... la decepción llega cuando a) parece q se hacen el amor a ellos mismos, ya q creen q son una maravilla Real y real, o cuando b) a pesar de su belleza, no pueden dejar de verse algún defecto y no pueden quitarse los complejos al tiempo q se quitan la ropa, tal vez pq piensan q los incisivos que hunden en sus críticas también los van a perforar... Ejem, ya me desvié, el caso es q su ser 'normalito' (no pq yo lo diga, sino pq tratan de ser bastante ortodoxos y se cuidan tanto como los niños sobreprotegidos, ya saben, sin manchas y sin raspones) me deja de emocionar en cuanto mi pupila recobra su tamaño normal después de verlos...

Mmm... de metrosexuales a grungeros me quedo con los segundos, prefiero a Vedder.

3 comentarios:

the chosen one dijo...

muy chido tu post te felicito, saludos desde chiapas, mexico.

Leliel dijo...

y yo me quedo con la musica y rolas de Vedder nada mas. Y un par de sus chamarras que estan padres.

a rockear duro yeah!

(demonios creo que eso ya no esta de moda) jajajajajajajaajaja

A las cover girls sin chamarra por favor :P

los metrosexuales dijo...

Jajaja , Ahora le llaman delicadesas.