lunes, abril 14

Abolir el tiempo


Q raro fue...

Conocerte y más bien sentir q te reconocía, pisar un terreno desconocido pero amigable, sentirme descubierta, vulnerable...

Q extrañeza me provocó al conocerte de pronto sentir casi cierta familiaridad.

Busqué a alguien q me entendiera y cuando sentí q sucedía, me invadió el miedo. Traté de domar ese temor (no sé si lo he logrado) para dejarme llevar por una extraña afinidad...
Algo de tiempo juntos y ya parecía como si hubieran pasado años... fue como abolir el tiempo.

La emoción normal del principio y la novedad, no parecen ser la respuesta a la sensación q provoca despertar y verte, para luego contemplar el día claro através de tu ventana, como quien lleva años viendo la misma palmera de ese lado de la cama.

Una extrañeza total para los sentidos, apropiarse de un aroma tan pronto y q esta ciudad de aire encuentre al viento q la quiera poblar...

La sensación de comodidad continúa cuando nos quedamos a dormir y despierto junto a tí, cuando nos levantamos para desayunar, cuando hacemos cosas triviales juntos, cuando te pregunto si tienes café o agua...

Rara, pero afortunada coincidencia...

3 comentarios:

Lechus dijo...

Te recomiendo la rola "De Antes" de Cultura Profética.
Que fregón encontrarse así.

Leliel dijo...

..bello, intimidad, bello sin duda.

Ana Paula dijo...

Lechus: Sugerencia anotada, buscaré esa rola, gracias ;-)

Leliel: Sí, la palabra redescubierta ese día fue intimidad... extraña, bella, antes olvidada.