jueves, noviembre 25

Los pergaminos de Woody Allen

La autenticidad de los pergaminos es actualmente motivo de grandes dudas, sobre todo por cuanto la palabra aparece varias veces en el texto y en los escasos pasajes que finalmente han podido ser traducidos versan sobre temas religiosos familiares de un modo más que dudoso. (...) Ofrecemos a continuación los pasajes traducidos. 

Tres... Y vino a ocurrir que un hombre que vendía camisas fue azotado por tiempos adversos. Ninguna de sus mercancías hallaba comprador ni él prosperaba. Y el hombre oraba y gemía: 
- Señor, ¿por qué me haces sufrir de ese modo? Todos mis enemigos venden su género menos yo. Y estamos en plena temporada. Mis camisas son buenas. Mira la calidad de este rayón. Conseguí cuellos abrochados, cuellos de fantasía, pero nada se vende. Y no obstante he observado tus mandamientos. ¿Por qué no podré yo ganarme la vida cuando mi hermano menor se está forrando con su prêt-à-porter para niños?
Y el Señor escuchó al hombre y dijo:
- Acerca de tus camisas...
- Sí, Señor - exclamó el hombre, cayendo de rodillas.
- Ponles un cocodrilo en el bolsillo.
- ¿Cómo dices, Señor?
- Haz lo que te estoy diciendo, no te arrepentirás. 
Y el hombre cosió en en todas sus camisas un pequeño símbolo que representaba a un cocodrilo y he aquí y a ojos vista que su mercadería se vendió de improviso como rosquillas, y fue un gran rogocijo, mientras que entre sus enemigos era el llanto y el crujir de dientes. 


Los pergaminos forma parte del libro Sin plumas, de Woody Allen. 


2 comentarios:

Miguel Lupián dijo...

Jojo, este es muy bueno.

Pura Botana dijo...

Es genial Woody Allen! Algún día tendrá que explicar cómo se inventaron las botanas, seguro diría que eran necesarios para las pausas significativas de las Annies Halls cuando intentan filtrear. Ya aprovechando el viaje, visita PRONTO el portal de Chips, hay cosas muy chidas de verdad

http://bit.ly/b3HEJG

Saludos!!!