miércoles, febrero 18

Otro de abogados


Desde las películas, pasando por las series, hasta cualquier simple ilustración, se pinta a los abogados como personajes harto serios y de sobria vestimenta (como el traje del personaje de mi torpe dibujo) y que, o bien engañan con seductoras palabras o se dedican a robar y encubrir criminales o ambas, aparte de conocer de cabo a rabo todas la leyes existentes. 

Nada más lejos.

Eso vino a mi mente cuando un conocido, físico por cierto, me preguntó: 

- A ver, si eres abogada dime que dice el artículo 15 del Código Penal- (no sé por qué dijo 15, me imagino que pensó que un código no podría tener menos de 15 artículos...)
- ¿Y eso qué tiene que ver con ser abogado?
- Pues los abogados se dedican a las leyes, ¿No? Y pues se supone que se las deben saber de memoria, si no para qué son abogados. 
- Ajá y ¿sabes cuántas leyes existen? ¿No, verdad? ¿Y sabes que no soy penalista? No verdad? ¿Y que el derecho tiene varias ramas? ¿Tampoco? Ser abogado es prácticamente aprender a leer y escribir y no todos lo saben hacer bien.

Eso y un par de frases más las he escuchado hasta el cansancio:

- ¿Eres abogada, entonces te llamo cuando me metan al bote?
- ¿Abogada? ¿y qué robas?

Ya, hueva, aprendan nuevos chistes. 

En las series, parece que toooodos los asuntos son bieeeen interesantes, que sólo llevamos asuntos interesantes, que los clientes son todos agradecidos a morir y que no paramos de leer con el ceño fruncido, sumidos en gravísima concentración. 

Pero no todos los asuntos son interesantes, no todos los clientes son amables y a veces cansa leer documentos enormes repletos de inútil paja.

No todos fruncimos el ceño, ni tomamos las cosas con extremadísima seriedad a fin de exhibir nuestro señorío, personalmente no tendría objeción en vestir más comódamente aunque eso fuera menos elegante que en esa peli de Chabrol, La comedia del poder, en que la juez viste puro traje de diseñador. No recuerdo quién dijo que las normas del vestir eventualmente se relajarían, como sucedió con los artistas, que solían andar siempre trajeados. 

Quedo en espera de esos nuevos chistes.

7 comentarios:

el_vigia dijo...

Creo que todos esos clichés se aplican a cualquier carrera, a mi me pasaba que me decían que no parecía filósofo, porque andaba de ropa formal y a veces hasta con corbata, y quesque los filósofos andan de greña larga, huaraches y todos jipiosos.. jajajaja.. bueno, algunos sí.. XD

Y luego no faltan los que piensan que andamos todo el día quemándole las patas al diablo o que vamos a terminar locos.. bueno, algunos sí.. XD

Y te dejo un chistorete de abogados:

¿Qué diferencia hay entre un abogado y un cuervo?

Que uno es un animal de rapiña, vive de la carroña, de la basura y de lo ajeno. Acecha a sus víctimas y cuando se descuidan, ataca. Primero le come los ojos y después termina de destrozarla... y el otro es un inocente pajarito negro.

Profana dijo...

Oh! Si yo entiendo perfecto. Has retratado el típico estereotipo del abogado. A mí lo que más me molesta es que piensen que porque somos abogados, somo todólogos: Te preguntan por divorcios, impuestos, tipos penales y hasta por cómo hacer para que la vecina les deje de echar la basura de su lado (claro, siempre al amparo de la ley).

Olvidas otra cosa re bonita:

Preguntona:-Oye, verdad que cuando se divorcian las personas la mujer se queda con la mitad de todo?
Abogado:- Bueno, depende si el matrimonio se celebró bajo régimen de sociedad coyugal, o aún si no, depende si alguna parte se dedico al hogar y ....
Preguntona: Ah, no, es que si se quedan con la mitad, porque cuando la Chuchis se divorcio....
Abogado- ¿*)/%/=(%&

O sea, los que no son abogados pero, aparentementemente, saben más que un abogado!

Creo que me he explayado. Te dejo un chistoretín que explica la diferencia entre lo justo y lo correcto:

Dos abogados se encuentran en el estacionamiento de un motel. Cada abogado va con la esposa del otro abogado. Aún así, como gente civilizada se saludan y se dicen:

A1.- Bueno, colega, ante una situación tan incómoda, creo que lo correcto sería que cada uno se fuese a su casa con su respectiva esposa.

A2.- Sin duda sería correcto, pero no justo, Abogado, habida cuenta que usted ya va de salida y yo apenas voy de entrada.

Slds.

Leliel dijo...

Aunque medio lo comentas, te falto agregar que, ADEMAS, todos los clientes quieren que les arregles y/o regularices sus mierdas y pendejadas en la vida con las tres B's d Bueno, Bonito y Baratto ...ah, y para ayer (ergo) sin que este termine manchado.

El chiste te lo debo, solo me se de esos que llegan por montones en cadena, por colegas tuyos. Y ya no son originales. :(

Diónysos Persée dijo...

Bueno, pues a mi me encantó el sarcasmo (del cual soy totalmente fanático) de tu autochiste de la "objeción".

Creo que no te referías a que postéaramos los chistes aqui... pero por si me equivoco:

Era un abogado al que visitan en su despacho y le preguntan si quería hacerse Testigo de Jehova y responde diciendo: 'No he visto el accidente, pero todo es negociable'

Y como había varios chistes con ese tono... mejor te dejo la lista completa aqui: Chistesishooos...

Neto Citadino dijo...

jajajaja, abogado=platano ese es otro chiste clásico.

No entiendo por què piensan que uno es una máquina de memorizar artículos, pero bueno, de todo hay.


Saludos

Profana dijo...

Uno muy teto: Por qué hay que estudiar derecho??

Porque es bueno para la columna!


juar juar

Eutymia dijo...

jajaja muy buenos sus chistes :-D
Entonces un filósofo que no le quema las patas al diablo será como un abogado sin alcohol? Flor sin aroma...

Eso de ser todóloga me CAGA. Peor aún, no sabes de algo y te preguntan: '¿No te enseñaron esa materia en la escuela?'