martes, enero 12

De lo que se viene uno enterando...

Platicaba con un par de compañeros de la oficina (o más bien ellos estaban en un debraye imaginario) en el que se preguntaban:

a) ¿Cuántas viejotototas les harían caso si trajeran un carro muy lujoso?
b) Luego desvariaban sobre la gran calidad que tendrían esas carnes.
c) Y que por supuesto, de traer un carro más lujoso, sus estándares subirían.

Entonces les pregunté para qué le podía servir un carro de ese tipo a una mujer.

Y para mi sorpresa, las respuestas fueron:

Macario.- Pues más bien intimida.
Casáreo.- Sí eh, me intimidaría mucho y me pondría nervioso.
Yo.- ¿Nervioso por qué?
Cesáreo.- Pues imagínate, en la cama con ella estaría nervioso tratando de hacerlo bien y para no terminar antes que ella.
Yo.- ¿O sea que sin buen carro te vale madre si la otra acabó?
Cesáreo.- Pues ni en cuenta.
Macario.- Es que sí, con una vieja así no podrías aplicar el 'comes y te vas', jajaja.


Chiales con mis compañeritos y sus torcidas rependejas deducciones -.-

5 comentarios:

Miguel Lupián dijo...

Yo por eso no tengo carro

Hermes dijo...

Miguel, te acabas de joder (a propósito?.... Y los debrayes pertenecen a otra realidad... y divierten XD... Tk care, baee

Miguel Lupián dijo...

Jeje, me refería a que sin coche me evitaba esos debrayes machistas

nimbemon dijo...

de verdad que chiaaaaaleeeesss, de verdad...
un saludo, n.

Leliel dijo...

No cabe duda que los hombres podemos llegar a ser un estuche de monerias y estupideces bien juntas XD

Entonces, segun Macarío y Cesáreo, como yo solo tengo una bicicleta y no aspiro ni quiero tener carro, creo que podrian sentenciarme a ser virgen o algo así XD