lunes, mayo 18

A propósito de Benedetti

Un viernes por la noche más. El bar de costumbre. Los amigos de siempre. Una presencia inesperada. El encuentro. Tu mirada. Al descubierto mi secreto, aquél olvido. Un acercamiento. La sonrisa correspondida. Calor. Un ponerse al día que rebasa al tiempo. El paso de los años generosos en tu cuerpo. Tus expresiones exageradas que no han cambiado. Un brindis. Abrazos. Rostros cercanos. Pupilas dilatadas. La pregunta que te atormenta. Una respuesta despreocupada. El reto. Un encuentro furtivo en un tu casa. La ansiedad de tus manos en mi cuerpo. El desdén de mi orgullo ante tu amor confeso. Mi falta de memoria. Tu devoción. Mis ganas de provocarte. Tu intento por asentarme. Mi desinterés. El asombro. Mi rendición. Tu venganza. Por fin, mi llanto. La dulzura de nombrarte. Tan dulce como tenerte. Para que vengas, aunque no vengas. 


7 comentarios:

Leliel dijo...

La ultima vez que tuve un encuentro de esos, para mi, termino mal, y para ella en decepción, sera por que las reminisencias del pasado y mis placeres del presente no compaginan en (mi)/(el) tiempo por ser augurio de un mal futuro.

Solo sirven para recordar y/o RE-vivir un buen momento y tras el placer que vuelvan al pasado.


..a proposito de Benedetti
------------------------------------

Hace tiempo que quería hacer esto, y el placer de volver a entrar y ver que nada a cambiado si no que sigue en su misma esencia y con mas sabor al gusto de la lectura incitantemente imaginativa.
Es bueno para mi regresar a tu blog.

Rafael Merino Isunza dijo...

¡Aja Toro, aja! ¡Qué buena faena! Capotazos de primera, aunque es inevitable salir lastimado cuando se baja a torear.

el_vigia dijo...

Buena forma de recordar a Benedetti.

Me gustó. ;-)

Invierno Funk dijo...

me gusto muchísimo

graciasssss

=D

Hermes dijo...

Nunca lo he leido... me parace que soy muy idiota pues espere hasta que muriera para leer algo de el... en fin, buen post, me agrado. tk care, baee

Triquis dijo...

Gran homenaje a Benedetti.

Benedetti ha sido criticado por muchos, pero nadie puede negar que aveces podía desnudarnos el alma con tan sólo una frase. Lo extrañaremos.

The fool dijo...

Pues bienvenido de vuelta, ya sabes que acá siempre ando tentando a la imaginación.

---
Con que la cornada no atraviese la columna, hasta se puede acariciar la cicatriz.

---

Que bueno que les gustó, se me ocurrió en que se juntaron la lluvia y una extrañas ganas por comer una milanesa... qué momento inspirador!